16.6.16

Crenshaw · Katherine Applegate


Páginas: 188 || Tomo único || Español || V&R Editoras
Decir lo que sentimos puede cambiar el rumbo de nuestras vidas.
Jackson y su familia están atravesando un momento duro. No tienen dinero para pagar el alquiler. Tampoco abunda la comida. Tal vez, él, sus padres, su hermanita y su perra deban volver a vivir en la minivan. Otra vez.
Cuando las cosas parecen ponerse realmente mal, Jackson recibe una visita inesperada: Crenshaw, su amigo imaginario. Aun cuando él se resiste a creer en esas cosas, Crenshaw está dispuesto a ayudarlo.
¿A qué? A hacer eso que le es tan difícil: expresar lo que siente. 

Una historia sobre un niño que debe decir una verdad, por lo que recibe la ayuda de un amigo imaginario. De eso se trata este libro tan lleno de ternura.
La autora, quien ya parece haberse lucido con El único e incomparable Iván (libro que no leí pero todos dicen que es hermoso) nos cuenta la historia en cortos capítulos, de una forma inocente, a través de los ojos de un niño que repite constantemente: “debe tener lógica”. Un niño que es bastante adulto, pero no deja de ser un niño, lo que hace un personaje sumamente querible.

Comienza entonces, con Jackson viendo a un gato surfista, que lleva un parasol, y que parece ser demasiado sofisticado. Aunque no es la primera vez que lo ve, si la primera que lo ve en un tiempo.
Crenshaw es un gato imaginario, o mejor dicho un amigo imaginario. Inmenso, con su panza blanca y el cuerpo negro, como si llevara un esmoquin. Y cuando saluda dice Miau. Como un buen gato. Y Jackson, el chico que lo ve, lo saluda con Miau por cortesía.
Y en mi mente, era un Totoro gigante, solamente que negro. Lo que lo lleno de puntos. Cuando una novela tiene en mi imaginación a un Totoro, ya todo es más feliz.
Él viene porque los amigos imaginarios aparecen cuando son necesitados. Por lo que Jackson debe descubrir porque está necesitando a Crenshaw en este momento especial de su vida.

No es lo que se llamaría fácil lo que sucede entre líneas, sin embargo, la sencillez con la que la autora habla, me encantó. No habla por encima, con facilidad, sino con la inocencia de un niño, que sufre con las situaciones, pero que los adultos quieren proteger a toda costa. Dando como resultado una dualidad casi dolorosa.

Hace unos años, la primera vez que Jackson vio a Crenshaw, su hogar pasó a ser una camioneta, que compartía con sus padres, su hermana y su perro.
Un tema tan espantoso, se cuenta de una forma diferente. Me hizo sentir entre horrorizada y sonreír ante las cosas que los niños son capaces de hacer, esa imaginación y esos juegos que se convierten en su propia salvación.
Me encanto el personaje de Jackson, alguien pequeño pero con una mente lógica que en varios momentos relata hechos extraños sobre la naturaleza. Hubo uno en especial, de los vampiros que me sorprendió. No lo conocía y me asqueo jaja
Él ve la situación familiar actual, donde sus padres tienen que vender todo lo que les pertenece, para tratar de no volver a esos momentos en los que vivieron en la camioneta. Pero nadie le dice nada, y allí aparece Crenshaw.

Este es un personaje entrañable, que hace de la historia algo magnifico. Es un amigo imaginario, pero parece tan real que en momentos me encontré pensando si lo que estaba leyendo era una novela con toques de realismo mágico, o si era magia pura pasando delante de mis ojos. Es un amigo imaginario que es completamente mágico, en el sentido estético, literario. En un sentido que extrañe a mis amigos imaginarios y me hicieron desear jugar con ellos. Y por eso aplaudo a la autora, que hizo de este mundo algo sensacional, frases que me hicieron enamorar completamente y me hicieron amar este pequeño libro.

No esperen algo para sufrir, ni tampoco algo que los emocione hasta las lágrimas (por lo menos esto último no me paso) pero si una historia que se convierta en algo cálido en sus corazones.

12 comentarios:

  1. ¡Una vez más, Fragile Dreams iluminando mis inquietudes literarias! Ya había visto el título de 'Crenshaw' flotando en la blogósfera. Por todo lo que me contás, me fascinó. Además, si puede relatar una serie de experiencias tan difíciles sin caer en lo lacrimógeno, debe tener un equilibrio narrativo muy preciso como para que nos deje satisfechos sin llorar. Y sí... ¿Quién no puede pensar en Totoro cuando se habla de un gato gigante? Ja, ja. Sencillamente genial leerte. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Mica!!!

    Qué linda reseña. Crenshaw tiene un lugar especial en mi corazón. Vos lo dijiste: la voz del niño. Para mí ahí reside la magia, la autora logró recrear esa voz, sin fallas, siendo honesta, verosímil.

    Te dejo abrazo grande!!!

    Te quiero, ami!

    Leo

    P.D.: el final me robó alguna lagrimita!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! Me encantó muchísimo todo lo que contas. Terminas transmitiendo lo que pensas que el libro transmite, calidez. La realidad es que no había leído muchas opiniones acerca de éste en particular, pero la portada me encanta (qué decir). Qué bueno que la autora haya conseguido transmitir a través de palabras sencillas, una historia de un chico inocente, que trata de escapar a través de su amigo imaginario. Me dejaste con muchas ganas de leerlo, ojalá pronto pueda hacerlo.
    ¡Un saludo enorme! Nos estamos leyendo
    PD: Totoro es amor♥ Jaja

    ResponderEliminar
  4. Adoro este tipo de libros, aunque me gusta sufrir mucho con los finales de modo que tal vez este no es mi libro. Gracias por la reseña c:

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola!!! Como estas?

    Este libro todavía no lo leí pero una amiga mía si lo hizo, y me dijo que está muy bueno. Así que tal vez será mi próxima lectura.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  6. Holi ♥
    Quiero este libro desde que me enteré que iba a salir y tu reseña solo me hace quererlo mas, jaja.
    No leí el otro libro de la autora, pero al parecer todo el mundo lo adora y ahora se va a hacer la película, así que definitivamente tengo que leerlo, al igual que este.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Hola Mica!
    Me resulta muy tierno el libro y me llama la atención el amigo imaginario gatuno.
    Me diste más ganas de leerlo ahora. Y al de Iván también le tengo ganas desde que lo vi en blogs españoles. Quiero leerlos!

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  8. Mica, qué lindo que te haya gustado ♥ Tu reseña es super linda y mágica.
    BESOTES

    ResponderEliminar
  9. He intentado por lo menos unas cinco veces dejar un comentario en tu blog, y como no tengo idea de si se mandan o no temo quedar como stalker :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Odio blogger, porque cada tanto funciona tan mal que quita posibilidades de compartir cualquier cosa. Muchas gracias de todas formas por pasar por mi blog e intentar dejar el comentario!
      Besoos!

      Eliminar
  10. Ay DIos que bronca que tengo !
    Escribí un súper comentario y me dio un error por mi maldita conexión a internet grrrrr.
    Bueno, voy de nuevo pero con menos entusiasmo.
    No había leído demasiadas reseñas sobre este libro a pesar que su portada si la he visto por varios lados desde que lo publicaron, y tu reseña transmite esa calidez que mencionas del libro y me compra totalmente.
    Me encanta saber que la autora logró darle voz a un niño pequeño y que resulte creible, con la inocencia que los caracteriza para superar momentos difíciles. En cierta forma me hizo pensar en "Mi planta de naranja-lima" así que me dan muchas ganas de leerlo. Sobre todo porque decis que no es un libro donde se busque la lágrima fácil a pesar de ser una historia dura.
    Muy linda la reseña!

    ResponderEliminar
  11. De momento lo dejo pasar. Quizás después del verano.
    Genial reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar

Deja un mensaje que Mad Hatter se alegrara, pero como hagas spoiler, o spam, mando al gato de Cheshire para que se vengue de alguna forma inexplicable!
Por supuesto, también puedo mandarlo en buenos términos!