11.4.16

Neverwhere · Neil Gaiman


Neverwhere cuenta la historia de Richard Mayhew, un joven londinense con una vida ordinaria que cambia para siempre cuando se sumerge a través de los intersticios de la realidad en el subsuelo de Londres. Allí existe un mundo desconocido e invisible, plagado de seres extraños, en el que sobrevivir depende de abrir las puertas adecuadas.
Porque hay mundos bajo tus pies, espías en las escaleras y formas que esperan al otro lado de los portales, tras leer Neverwhere nunca volverás a pasar por los sombríos lugares del mundo moderno con la misma confianza infantil.
Esta nueva edición reconcilia y reinstaura las distintas versiones escritas por Gaiman, y añade varias escenas que habían sido eliminadas. Incluye también una carta a sus lectores en castellano y una novela corta ambientada en el universo de Neverwhere, titulada De cómo el marqués recuperó su abrigo. 

Páginas: 414 ||Tomo único || Español || Roca editorial.

Un libro que tenía muchísimas ganas de leer. Primero porque es de Gaiman, y segundo… porque es de Gaiman y parecía hermoso.
Cuando me enteré que lo traían a Argentina, no pude hacer más que desesperarme por tenerlo en mis manos. Lo leí en apenas unos dos días, y para mí tiene lo que caracteriza a Gaiman. Esa sensación de magia y fantasía que se encuentra en sus palabras, pero a la vez normalidad total ante lo extraño.
Esta edición tiene una carta para los lectores de habla hispana, que resulta hilarante y a la vez, muy esclarecedora. Habla de cómo surgió la idea (un productor quería un guion sobre personas que no tuvieran casa en Londres, y fantasía). Gaiman lo escribió, pero sin querer entrar en frivolidades. Y luego escribió una versión para los norteamericanos que no conocían Londres. Por último esta versión es una unión de esas dos. Para los coleccionistas debe ser una delicia este título.

Comienza la historia con un poema sobre ayudar a las personas, con lo que recibirás cosas buenas.
Luego, un hombre joven, Richard, se muda de Escocia a Londres, un lugar completamente distinto a lo que estaba acostumbrado. En el prólogo, encontramos que una mujer lee la palma de su mano y le dice que tenga cuidado con las Puertas, y que conocerá un Londres distinto al que ella había conocido.
Con eso estamos avisados de que algo raro ocurrirá.
Sorprendentemente, el elemento fantástico, el Londres de abajo, me resulto natural y totalmente cierto. Eso es lo que más disfrute de la historia, como dije antes, la normalidad que se derrama ante cada cosa extraña que pasa.

Richard es un idiota, como lo describen en un momento. Y no es una forma dulce de retratar al personaje, es realmente un idiota. Hace preguntas tontas, no entiende nada en ningún momento, por más que intenta hacer algo bien, termina haciendo payasadas… pero me cayó bien –no deja de ser un idiota nunca.
Él, por ayudar a una chica, que en primer lugar solo parece alguien sin hogar, que se presenta como Puerta, se ve atrapado en el Londres de abajo, un lugar con magia pura, que está compuesto por alcantarillas, subterráneos, trenes mágicos y un mercado ambulante.  
Puerta necesita resolver un misterio, a la vez que necesita alejarse de dos hombres, completamente distintos, que están contratados para matarla.
Rápidamente el camino de estos dos se separa, para dejar en un mundo completamente incierto a nuestro idiota, y a Puerta, rodeada de unos personajes que son maravillosos. Viles, mágicos, graciosos, intrépidos y muy sabios.
Me encantaron los personajes que creó Gaiman, para este mundo tan hermoso. Además, el humor sutil que baña las páginas, que me sacaron algunas carcajadas en momentos que no me esperaba en lo absoluto, haciendo que sus personajes fueran aún más extravagantes.

Pero el Londres de abajo, lo más misterioso de todo el libro, es lo que nos atrapa lentamente. Es oscuro, mágico, con tantos secretos que no podrían revelarse ni en quince libros, con una descripción de Londres que hace querer estar ahí. ¿Miren si nos encontramos mágicamente a una de las grandes personalidades retratadas?
Incluso le pone magia a la realidad, lo que lo hace más hermoso aún. Estoy en el subte y pienso, cuidado con el andén.
Es como siempre, una sorpresa leer a Gaiman, porque no hace personajes con los que estamos acostumbrados, sus fantasías no son lo que leemos en cualquier parte, y aun así, tiene una forma de captarnos y meternos de lleno en ese lugar mágico, haciéndonos ver cosas reales en lugares que no lo son. Y además, el misterio que rodea a Puerta, y quién es bueno, y quién es malo, es una delicia para los que queremos imaginar antes de que suceda.

Me encanto.

2 comentarios:

  1. Gran autor este Gaiman... este último todavía no lo he leído y no tiene mala pinta, pero tengo otros suyos por delante. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muero por poder leerlo! Ya lo tengo, pero quiero hallar el tiempo para poder leerlo y disfrutarlo. Me encanta Gaiman, son pocas las historias de él que leí pero ya desde el primer libro suyo que agarré que lo adoro. Sufro porque quiero el de la Joven Durmiente y el Huso... ya va a caer en mis manos...Ya va a caer (?)
    Beso enorme Mica! Que andes bien!!

    ResponderEliminar

Deja un mensaje que Mad Hatter se alegrara, pero como hagas spoiler, o spam, mando al gato de Cheshire para que se vengue de alguna forma inexplicable!
Por supuesto, también puedo mandarlo en buenos términos!